La Espada que entró

en mi corazón

Cuando recibí la llamada para hacer la espada de Simón Bolivar, la que se robó la guerrilla, la que devolvió la misma guerrilla, la que pasó por países, mandatarios y hasta capos, me pareció algo irreal. Al identificarse y decir que el cliente era una embajada, que la donaría en un solemne evento oficial, pensé que era demasiado para un joyero maduro, que estaba olvidando la sensación de la adrenalina.

No había acceso a la espada original. Hacía casi 30 años no sale de su caja fuerte y sólo se contaba con fotografías.  Entendí porque otros no querían hacerla y terminé cautivo por ella, la espada de Bolivar.

Es esta espada a la que se refiere Manuel Francisco Carreño, en su crónica “La Espada de los Sueños”  publicada en www.quintadebolivar.gov.co,

“En medio de todos los objetos de la colección de la Quinta que pertenecieron al Libertador, hay uno que se reclama por encima de los demás. Curiosamente este objeto no se encuentra ahí y de allí la necesidad de encontrarlo. La espada de Bolívar se ha convertido en una de las antigüedades más famosas del país en los últimos 25 años y, sin embargo, nadie menor de 25 años la conoce o la ha visto. A partir de su hurto en la Quinta de Bolívar, una simple pieza de museo se volvió fundamental en la cultura colombiana, gracias a que logró construir toda una leyenda a su alrededor, y de esta forma volverse un elemento de unión en una nación que tanto necesita de este tipo de elementos de cohesión en la actualidad.”

 

FICHA TÉCNICA

Materiales:

Para la elaboración de la Hoja del sable se utilizó acero inoxidable.

Para la Elaboración del Mango se utilizó madera proveniente del Árbol Sapán,  por poseer resistencia natural al ataque de hongos y perforadores marinos, debido a que su madera contiene sílice, componente químico presente en la arena.

Para la elaboración de la Empuñadura, se utilizó Bronce Herculoy, tipo CDA 876, que es bajo en zinc y enriquecido con sílice.

Este tipo de bronce es una aleación importada, diseñada especialmente para la escultura de objetos de arte y joyas.

Escala:

La Espada se realizó en escala 1:1, según las imagenes fotográficas suministrada por la Casa Museo Quinta de Bolívar de la ciudad de Bogotá.

La Hoja del Sable tiene una longitud de 65 cm. La empuñadura mide 15 cm de alto y alcanza en ancho y largo aproximadamente 7 cm por 13 cm.

Elaboración:

La técnica utilizada para las partes en bronce, fue mediante fundación de cera perdida, con el fin de lograr texturas, grabados y el desgaste ocasionado por el uso. Estas piezas fueron elaboradas totalmente a mano con cera especializada para dicho trabajo.

Para el mango, se utilizó la técnica del torneado de manera manual en madera sapán.

La Hoja del Sable fue cortada con tecnología de plasma y pulida a mano para lograr el satinado.